El día que la Corte Suprema de EE. UU. anuló Roe v. Wade, lo que desencadenó la prohibición del aborto en varios estados, la Dra. Kristina Tocce notó un patrón mientras realizaba citas de telemedicina con sus pacientes. 

Gratitud. 

“Es simplemente poderoso escuchar a las pacientes expresar lo afortunadas que se sienten de tener su cita ese día … y ese plan de atención porque están en un estado seguro y accesible”, dijo Tocce, vicepresidenta y directora médica de Planned Parenthood of the Rocky Mountains, que atiende a personas en Colorado, Nuevo México y el sur de Nevada. 

Tocce describió la anulación del acceso a abortos legales y seguros como una “emergencia de salud pública”. 

Pero la decisión de la Corte Suprema no fue sorpresiva. Los proveedores argumentan que se han estado preparando para esta posibilidad, dada la composición cambiante del tribunal supremo del país que se produjo bajo la presidencia de Donald Trump. 

Se espera que casi la mitad de todos los estados prohíban o restrinjan severamente el acceso a los abortos debido al fallo. Y para millones de mujeres que viven en esos estados, esto significa opciones limitadas en caso de que busquen interrumpir un embarazo. 

Una de esas opciones podría ser cruzar las fronteras estatales para acceder a la atención reproductiva en estados como Nevada, donde el aborto sigue siendo legal. Una medida electoral de 1990, aprobada por casi dos tercios de los votantes de Nevada, codificó la ley estatal que permite los abortos dentro de las 24 semanas de embarazo. El aborto está permitido más allá de ese punto si representa un riesgo para la vida de la madre. 

Esa acción de los votantes hace más de tres décadas ha abierto la puerta para que Nevada sea una especie de estado santuario para el acceso al aborto. La semana pasada, el Gobernador Steve Sisolak firmó una orden ejecutiva que ofrece protección para cualquiera que busque o brinde servicios de aborto dentro del estado.

La pregunta ahora es si Nevada — estado conocido desde hace mucho tiempo por tener una proporción crónicamente baja de médicos por residente — podrá atender toda la demanda que llegue. 

El aeropuerto Harry Reid de Las Vegas fue el 10º más ocupado del mundo el año pasado, según el Consejo Internacional de Aeropuertos. 

Las Vegas también es un viaje en automóvil que consume un tanque de gasolina desde muchas partes de Utah, Idaho y Arizona, estados limítrofes con Nevada que están a punto de prohibir o restringir los abortos. 

Esos factores por sí solos podrían ser el motivo detrás de la decisión de las personas de buscar servicios de aborto en Nevada, explicó Macy Haverda, presidenta de la junta del Wild West Access Fund de Nevada, que ayuda a mujeres a cubrir el costo de un aborto. Pero también ofreció otra teoría: la reputación de Nevada como destino turístico podría significar que una escapada rápida a Las Vegas no generaría demasiadas preguntas. 

“Dices que vas a ir a Las Vegas… no hay nada sospechoso en eso”, planteó. 

Siete clínicas de aborto existen en Las Vegas y dos en Reno, dejando a las vastas áreas rurales del estado sin acceso rápido a estos procedimientos quirúrgicos o médicos. 

Lindsey Harmon, directora ejecutiva de Planned Parenthood Votes Nevada, agregó que Planned Parenthood, que opera tres clínicas en Nevada, espera un “aumento significativo” de residentes de otros estados que buscarán servicios de aborto aquí.

Entre julio de 2021 y mediados de abril de este año, Planned Parenthood Mar Monte brindó servicios de aborto al doble de pacientes de fuera del estado que durante el mismo período del año anterior. Los funcionarios de esa filial regional dicen que están preparados para atender de 250 a 500 pacientes más por semana, si es necesario, y están capacitando a más médicos para realizar abortos en los centros de salud. 

Los proveedores no están endulzando la realidad que traerá esta era posterior a Roe, incluso en los estados donde los abortos siguen siendo legales. 

“Hay pacientes que simplemente no podrán acceder a la atención, ya sea por falta de disponibilidad o por falta de medios para viajar”, ​​resumió Tocce. 

Los defensores del derecho al aborto dicen que se están realizando esfuerzos para satisfacer el aumento esperado en la demanda, y reducir la mayor cantidad posible de barreras para las personas que buscan atención de salud reproductiva. 

Planned Parenthood abrirá un segundo centro de salud en Reno el próximo año, según Harmon. Y, desde una perspectiva nacional, la organización está prestando especial atención a las regiones cercanas a los estados donde se ha bloqueado o restringido el acceso al aborto. 

Las citas de telemedicina, donde los proveedores ven a los pacientes virtualmente a través de una página en línea, se han convertido en una parte clave de la estrategia de la organización. Además, añadió que, a través de estas citas virtuales, los proveedores pueden recetar un aborto con medicamentos (también conocidos como la “píldora abortiva”) a pacientes cuyos embarazos no hayan superado la marca de las 11 semanas. 

En medio del nuevo panorama desafiante, proveedores y activistas confiesan que se han sentido alentados por la gran cantidad de ayuda desde la decisión de la Corte Suprema. 

Wild West Access Fund of Nevada tiene un presupuesto semanal de $1,200, lo que según Haverda significa que esa es la cantidad total de dinero que la organización puede repartir entre las mujeres que llaman pidiendo asistencia monetaria para un aborto. Los abortos varían en costo, pero a menudo comienzan en $600 en Las Vegas y $850 en Reno. 

Haverda compartió que Wild West Access Fund ha recaudado suficiente dinero a raíz del fallo de la corte para garantizar que la organización tenga una “presencia duradera” en Nevada. 

“No vamos a ninguna parte”, aseguró. “No tenemos intención de parar. En todo caso, estamos tratando de encontrar formas de ser lo más accesibles para la mayor cantidad de personas posible”. 

Aun así, los proveedores y defensores del aborto se están preparando para lo que puede venir a continuación, ya que los activistas contra el aborto centran la atención en los estados donde sigue siendo legal. 

“Realmente no sabemos qué va a pasar a nivel federal después de esto”, puntualizó Harmon. “Así que, incluso en estados como el nuestro, no damos esto por sentado”.



Source link

By admin

Leave a Reply

Your email address will not be published.